Además de la descripción proporcionada abajo, podrá ver también

  • Una presentación de diapositivas sobre el proyecto
  • Un mapa del area del proyecto
  • El plan del proyecto
  • El organigrama de gerencia del proyecto (en Inglés)
  • El glosario con la definición de los términos utilizados en esta página.

En esta sección encontrará una descripción detallada del proyecto. Está dividida en las siguientes siete subsecciones:

Antecedentes

Se estima que entre el 85 y el 90 por ciento de las históricas marismas de marea de la Bahía de San Francisco-Estuario del Delta fueron rellenadas o sufrieron alteraciones de importancia durante los últimos dos siglos como consecuencia del crecimiento urbano, la agricultura y la producción de sal. La producción comercial de sal en la Bahía de San Francisco comenzó en 1854. La totalidad del complejo de las salinas del Sur de la Bahía abarca una superficie de aproximadamente 26,000 acres (10,522 hectáreas). Las salinas rodean casi la totalidad de la Bahía al sur del Puente de San Mateo. En la actualidad, Cargill opera las salinas a través de cinco "plantas" de producción de sal: Alviso, Baumberg, Newark#1, Newark#2 y Redwood City.

En octubre de 2000, Cargill propuso consolidar sus operaciones y vender tierras y derechos de producción de sal sobre el 61 por ciento de su área de operación en el Sur de la Bahía. Las negociaciones encabezadas por la Senadora Dianne Feinstein resultaron en la firma de un acuerdo marco que establecía la conformidad de las partes para la adquisición pública de estas salinas del Sur de la Bahía, además de 1,400 acres (567 hectáreas) de estanques de cristalización sobre el Río Napa. El acuerdo marco para la adquisición de estas salinas del Sur de la Bahía y los 1,400 acres de estanques de cristalización sobre el Río Napa, se firmó en mayo de 2002 (ver comunicado de prensa) entre la Agencia de Recursos de California, Dirección de Preservación de la Vida Silvestre, Secretaría de Pesca y Caza de California (DFG - Department of Fish and Game), Preservación del Litoral del Estado de California (Preservación), Servicio de Pesca y Vida Silvestre de los EE.UU. (USFWS - US Fish and Wildlife Service), Cargill y la Senadora Dianne Feinstein (ver comunicado de prensa). Las negociaciones en torno al Acuerdo de Traslado y al Acuerdo Gradual, que establecía en forma detallada las especificaciones con respecto a la propiedad que se adquiriría y a las responsabilidades de Cargill para una cesación gradual de sus operaciones de producción de sal, culminaron en diciembre de 2002.  El Estado de California aprobó la compra de la propiedad el 11 de febrero de 2003.

La adquisición y restitución de las salinas del Sur de la Bahía fue desde siempre una meta de legisladores, agencias de recursos y organizaciones no gubernamentales (NGOs por sus siglas en inglés) que trabajan para proteger la Bahía de San Francisco. Entre quienes apoyaron y firmaron el acuerdo marco, figuran San Francisco Bay Joint Venture, Save the Bay, National Audubon Society, Citizens Committee to Complete the Refuge, y muchos otras agencias, organizaciones e individuos. (Ver lista de socios)

Imagen STS111-376-3. Cortesía de Earth Sciences and Image Analysis Laboratory, Centro Espacial Johnson  de la NASA (http://eol.jsc.nasa.gov/)

Descripción del proyecto

El Estado de California y el gobierno federal han iniciado la restitución de 15,100 acres (6,110 hectáreas) de salinas pertenecientes a Cargill en el Sur de la Bahía de San Francisco. [Mapa del área del proyecto - se necesita Acrobat Reader] En el Norte de la Bahía también se restituirán 1,400 acres (567 hectáreas) de estanques de cristalización sobre la orilla este del Río Napa. Las Salinas del Napa pertenecen a un esfuerzo de planeamiento y restitución por separado y se realizan en forma independiente de este Proyecto del Sur de la Bahía.

La adquisición de las salinas del Sur de la Bahía es una oportunidad para restituir las tierras pantanosas que se encuentran en el nivel de la superficie y sanear la condición física, química y biológica de la Bahía de San Francisco. La pérdida de entre el 85 y el 90 por ciento de la marisma de marea de la Bahía de San Francisco disminuyó en forma pronunciada la población de peces y fauna en el hábitat de la marisma de marea, empeoró la calidad y claridad del agua de la Bahía. Con la reducción del Estuario, se modificaron los procesos físicos: aumentó la necesidad de dragar y los riesgos de inundación.

El Proyecto de restitución de las salinas del Sur de la Bahía integrará restitución con control de inundaciones, además de permitir el acceso al público, la recreación vinculada a la vida silvestre y las oportunidades educativas. El Proyecto restituirá y desarrollará un mosaico de tierras pantanosas, creando un vibrante ecosistema. Las marismas de marea restituidas proporcionarán el hábitat que tanto necesitan las especies en peligro de extinción como el palmoteador de California (rallus longirostris) y el ratón de las cosechas de marismas saladas (reithrodontomys raviventris). Los inmensos pantanos con sus extensos sistemas de canales también servirán de hábitat para peces y otras formas de vida acuática, como también de zona de descanso para las focas de puerto. Además, las marismas de marea restituidas contribuirán a filtrar y eliminar contaminantes. Muchas de las lagunas seguirán siendo controladas y se desarrollarán para maximizar su aprovechamiento como hábitat para la alimentación y reposo de las aves migratorias costeras y acuáticas del corredor migratorio del Pacífico.

El control de las inundaciones se integrará con la planificación de la restitución para garantizar a las comunidades locales protección contra las inundaciones. En los casos que sea factible, se incrementará la capacidad de los arroyos, canales de control de inundaciones, y ríos, ensanchando las desembocaduras y restableciendo las conexiones con las históricas llanuras aluviales. A medida que se abren las lagunas a la marea, se deberán construir o mejorar los diques que dividen las nuevas marismas de mareas de las comunidades locales para protegerlas contra las inundaciones.

La compra de una superficie tan extensa de espacio abierto en el Sur de la Bahía permitirá la planificación del acceso al público, la recreación vinculada a la vida silvestre y las oportunidades educativas en forma conjunta con la restitución y el control de las inundaciones. El uso público podría incluir la creación de senderos para ciclismo y caminatas en la bahía, oportunidades para la caza y pesca deportivas, observación de aves, educación ambiental y otras actividades recreativas.

Metas del proyecto

El Proyecto de restitución de las salinas del Sur de la Bahía brinda la oportunidad de sanear la condición física, química y biológica de la Bahía de San Francisco. El proceso de planificación para la restitución a largo plazo estará a cargo en forma conjunta (ver estructura administrativa del proyecto - se necesita Acrobat Reader) por Preservación, USFWS, y DFG. USFWS y DFG serán los propietarios y administradores y se responsabilizarán de la planificación y de la conducción interina de las salinas (mantenimiento de diques y administración del agua) durante el período que dure la restitución a largo plazo. Preservación trabajará en forma estrecha con USFWS y DFG en el logro de las metas del proyecto:

  • Restituir y desarrollar una combinación de diferentes hábitats de tierras pantanosas,
  • Controlar las inundaciones, y
  • Permitir el acceso al público y ofrecer actividades recreativas vinculadas con la vida silvestre

Administración del proyecto

USFWS y DFG, con la asistencia técnica de Cargill, se encuentran planificando y preparando la operación transitoria de las salinas. Preservación facilitará la planificación de restitución a largo plazo, en sociedad con DFG y USFWS. Preservación trabajará en forma estrecha con el personal de los organismos socios, e incorporará a los organismos fideicomisos y agencias regulatorias, gobiernos locales, NGOs y al público para elaborar un plan de instrumentación científicamente sólido y ampliamente respaldado. Los elementos clave de la estructura administrativa del proyecto son: 

Un Grupo de dirección ejecutiva, formado por Ejecutivos de la Secretaría estatal de pesca y caza, de preservación, y el Gerente de operaciones para California/Nevada del Servicio de pesca y fauna de EE.UU., supervisarán la planificación de la restitución a largo plazo y resolverán temas críticos que puedan surgir durante la planificación.

Un Equipo de administración del proyecto, formado por personal de Preservación, USFWS y DFG (y asesores según sea necesario) estará al frente de la conducción diaria del proyecto, siguiendo un plan de trabajo, agenda y presupuesto, y garantizará una coordinación fluida con los demás participantes del proyecto y grupos de interés.

Un Equipo de control de inundaciones, formado por distritos de control de inundaciones del Sur de la Bahía con jurisdicción dentro de las fronteras del proyecto, y el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los EE.UU. (USACE - US Army Corps of Engineers), en estrecha colaboración con el equipo de administración del proyecto, planificará y diseñará los aspectos del proyecto relativos al control de inundaciones y se asegurará de que el plan general de restitución trate los temas relacionados con el control de inundaciones.

Un Consejo ejecutivo, formado por ejecutivos representantes de las agencias fideicomisos y regulatorias, asesorará en asuntos regulatorios, tratará conflictos entre agencias relacionadas con las metas de restitución, apoyará la planificación de la restitución a través de sus respectivas agencias garantizando que su personal esté disponible para brindar la información necesaria al proceso de planificación y autorización, y respaldando el financiamiento de la planificación e implementación del proyecto de restitución. El personal de las agencias regulatorias se ocupará de los asuntos relativos a permisos y trabajará para resolver conflictos entre agencias, relacionados con las metas de la restitución.

Una Comisión de evaluación técnica, formada por ingenieros, científicos y otros profesionales con la experiencia necesaria evaluará el desarrollo de la planificación de la restitución y asesorará en temas técnicos con el fin de garantizar un plan de restitución científicamente sólido. Se crearán subgrupos dentro del Grupo de evaluación técnica que asesorarán al equipo de administración del proyecto en tareas técnicas específicas, rangos de trabajo y productos de trabajo relacionados con dichas tareas.

Un Panel científico, formado por expertos nacionales e internacionales en restitución de tierras pantanosas, se reunirá al comienzo del proceso y en momentos estratégicos para revisar dicho proceso y la ciencia que se esté aplicando en el desarrollo del plan de restitución.

Una Comisión de participación pública, formada por organizaciones, agencias e individuos interesados, se reunirá como mínimo en forma trimestral para actualizarse sobre el estado del proyecto, aportar ideas, y respaldar el proceso de planificación de la restitución.

Actividades y Cronología del Proyecto

Se estima que la planificación a largo plazo llevará hasta cinco años y tendrá un costo de aproximadamente $10 millones. El plan de restitución de las salinas del Sur de la Bahía incluye lo siguiente:

1. Analizar las condiciones existentes.
Se realizará un análisis detallado de las condiciones existentes, que incluirá estudios topográficos y batimétricos del área del proyecto, muestreo del agua y de los sedimentos, condiciones hidrogeomórficas (sedimento, caudal, salinidad), mapeo de la infraestructura existente (torres de PG&E, Acueducto Hetch Hetchy, etc.), uso actual de las salinas y hábitats adyacentes por los ejemplares de vida silvestre existente (que incluye aves, mamíferos, organismos acuáticos y vegetación), necesidades relacionadas con el control de inundaciones, capacidad y estado de las estructuras existentes para el control del agua, prácticas de administración transitoria, recursos culturales, y posibilidades de acceso al público y de recreación vinculada a la naturaleza.

2. Elaborar metas y objetivos de la restitución
La Preservación desarrollará una estrategia con el propósito de elaborar metas y objetivos  para la  restitución de las salinas del Sur de la Bahía. Una estrategia exitosa deberá incorporar una extensa labor con la comunidad regulatoria (Consejo ejecutivo) y el público (Comisión de participación pública). Se hará referencia a las siguientes iniciativas regionales de planificación para restitución de bahías al elaborar las metas de restitución:

3. Elaborar estrategias para integrar el control de inundaciones, el acceso al público y la restitución de los hábitats
El equipo del proyecto trabajará con el Distrito de aguas del Valle de Santa Clara (Santa Clara Valley Water District), Distrito de control de inundaciones del Condado de Alameda (Alameda County Flood Control District), Distrito de control de inundaciones del Condado de San Mateo (San Mateo County Flood Control District), la ciudad de San José y otras comunidades afectadas, y el Cuerpo de Ingenieros del Ejército de los EE.UU. para integrar la planificación de la restitución con la planificación del control de inundaciones. El equipo del proyecto trabajará además con Senderos de la Bahía de San Francisco (San Francisco Bay Trail), gobiernos de condados y ciudades, cazadores, pescadores deportivos, ornitólogos, y demás organizaciones recreativas para elaborar metas y objetivos generales de acceso al público y permitir el acceso a los usuarios actuales.

4. Desarrollar alternativas para la restitución de hábitats
Las alternativas incluirán opciones graduales, con o sin uso de materiales dragados, y diferentes combinaciones de hábitats a largo plazo de lagunas artificiales y marismas de marea.

5. Realizar análisis técnicos de las alternativas
Se realizarán análisis geotécnicos y modelos para predicciones a fin de evaluar la capacidad de control de inundaciones del proyecto. La ingeniería, el diseño y la estimación de costos de las alternativas, permitirán al equipo de administración del proyecto determinar el impacto de la realización de cada alternativa, comparar costos y beneficios de cada alternativa, y determinar su factibilidad de implementación.

6. Realizar evaluaciones ambientales de las alternativas
En virtud del proceso CEQA/NEPA, el equipo del proyecto desarrollará un EIR/EIS programático integral que proporcione además el suficiente nivel de detalle específicamente relacionado con este proyecto para la implementación de la primera fase de la restitución. A medida que las fases queden listas para su implementación, se completarán revisiones CEQU y NEPA específicos del proyecto.

7. Seleccionar la alternativa preferida y diseñar la alternativa seleccionada
Se diseñará la alternativa para una instrumentación en etapas, y la primera etapa se diseñará con mayor detalle.

8. Desarrollar un plan flexible de supervisión, mantenimiento y administración
A medida que avanza el proyecto, podrían surgir problemas u oportunidades que exijan cambios en el plan de restitución. Una administración flexible permitirá conducir cada fase en base a los resultados de las fases anteriores y teniendo en cuenta una nueva comprensión de las técnicas de restitución. La supervisión es clave para garantizar que la restitución está logrando sus objetivos, cumpliendo con los requisitos de autorización, y analizando etapas futuras de restitución, siempre dentro de un marco de administración flexible con respecto a las decisiones que se tomarán.

9. Obtener todas las autorizaciones necesarias, federales, estatales y locales
A lo largo del proyecto, el Equipo de administración del proyecto trabajará mano a mano con el Consejo ejecutivo y el personal de la agencia regulatoria designada con el propósito de identificar todas las autorizaciones necesarias y asegurar su obtención.

10. Finalizar la elaboración del proyecto para así avanzar con los pasos siguientes:
El Equipo de administración del proyecto y el Grupo de dirección ejecutiva, junto con las agencias y las organizaciones socias, desarrollarán una estrategia de financiación e instrumentación para la restitución, desarrollo y mantenimiento a largo plazo del área del proyecto.

[Ver agenda del proyecto - se necesita Acrobat Reader]

Oportunidades educativas y de divulgación

Preservación, DFG, y USFWS trabajará con los representantes de las distintas agencias y organizaciones interesadas, en la realización de una iniciativa de extensión al público. La comunicación y los aportes de la comunidad y de las organizaciones interesadas se lograrán celebrando reuniones y talleres abiertos, un sitio web, un boletín electrónico e impreso, comunicados de prensa y presentaciones, con el fin de asegurar que el público permanezca informado sobre el estado del proyecto y participe en el proceso de planificación.

La Comisión de participación pública funcionará como grupo clave de extensión al público y será receptivo con las organizaciones, agencias e individuos que deseen mantenerse informados del proyecto, aportar ideas en cuanto a la utilidad futura, contribuir con información sobre alternativas para el proyecto y aprender un poco más sobre la restitución de tierras pantanosas.

Los individuos y organizaciones que deseen aportar conocimientos técnicos y científicos al desarrollo del plan de restitución podrán comunicarse con Tim Corrigan al 510-286-1015 o por correo electrónico a tcorrigan@scc.ca.gov.

Desafíos del proyecto

La restitución y administración de las salinas del Sur de la Bahía presentan desafíos científicos y tecnológicos. En la actualidad existen conflictos en cuanto a los objetivos de la restitución de las salinas del Sur de la Bahía entre las diferentes agencias y organizaciones que brindan sus recursos. Es posible que las restricciones administrativas o de infraestructura tampoco permitan restituir esteros o conservar lagunas en la medida deseada. La restitución presenta muchos temas complejos: determinar la proporción deseada entre lagunas artificiales y hábitat de marisma, el sedimento disponible para crear diques, el diseño de estructuras de control de inundaciones, la protección de la infraestructura existente (como por ejemplo, las redes de energía eléctrica), y el control de especies animales y vegetales invasores. Y además es necesario equilibrar las metas ecológicas y de hábitat con las necesidades humanas, como por ejemplo, las oportunidades de ofrecer recreación vinculada con la vida silvestre. En la actualidad, las tierras pantanosas de la Bahía de San Francisco son frecuentadas por pescadores deportistas, piragüistas, canoeros, ornitólogos, fotógrafos naturalistas, gente que realiza caminatas, ciclistas, cazadores, educadores ambientales y sus alumnos, y turistas de todo el mundo.


artículos ofrecidos